TE AYUDAMOS A QUE TU DIETA FUNCIONE: ¡LO VAS A CONSEGUIR!

Que levante la mano quién se haya puesto a dieta y no haya logrado acabarla por motivos varios (falta de motivación, no lograr los objetivos en el tiempo deseado, falta de tiempo para preparaestoy-a-dieta-evitando-pensamientos-negativos-tgr todos y cada uno de los platos que la componían…). Probablemente ahora mismo haya muchas manos en alto. Hagamos ahora otra pregunta a todas aquellas que la han levanta
do. ¿Te pusiste en manos de un nutricionista y le preguntaste todo aquello que te preocupaba? Probablemente en la mayoría de los casos la respuesta sea negativa. Y es que seguir una dieta sin supervisión de un profesional no suele funcionar. Y no lo digo sólo por el riesgo evidente que tiene para la salud seguir una dieta que no es la adecuada (el sexo, la edad, el haber hecho dieta antes… todo influye a la hora de elegirla), sino porque el seguir una dieta de forma correcta influye de manera directa en la motivación y, por tanto, en su éxito.

Los menús tipo de dieta suelen ser asépticos y muy poco dados a especificar qué beber, qué tomar si necesitamos (o queremos) algo dulce, la conveniencia (o no) de tomar café después de las comidas o la perfecta alternativa para aderezar una ensalada con sabor, pero sin demasiadas calorías. Dudas que surgen cuando empiezas una dieta pero que conviene resolver antes de iniciar el régimen para poder asegurarnos su éxito. Eso, y otras tantas cuestiones relacionadas con el factor emocional y psicológico que debemos tener controladas para no frustrarnos, desmotivarnos y abandonar la dieta antes de tiempo (desde saber cuándo es el mejor momento para empezar una dieta hasta cómo hacer la compra, pasando por el cómo y el cuándo del control de peso o la importancia de aprender a comer una vez finalizada).
El componente psicológico influye en el éxito (y en el fracaso) de una dieta. Saber elegir el momento en el que empezar una dieta es una clave fundamental a la hora de asegurarnos (en parte) su éxito. Por eso el mejor día de la semana para hacerlo es el día en el que comienzas tus rutinas, sea el día que sea. La actividad diaria hace que nos ordenemos y podamos organizarnos mejor. Aunque estos inicios de rutinas suelen coincidir con el lunes, lo realmente importante es que el comienzo de la dieta sea al mismo tiempo que el inicio de tu actividad, aunque sea otro día de la semana.

Empezar una dieta implica empezar de cero en muchos de tus hábitos del día a día. Y eso afecta también a tu nevera. Por eso es importante hacer la compra una vez conozcas la dieta, de una sola vez y sin hambre. La clave está en organizarse y tener una despensa ad hoc a la dieta, sin tentaciones. No debemos hacer la compra cuando estamos ansiosos. Debemos ser responsables con ella y no engañarnos a nosotros mismos comprando alimentos para los momentos de excesos.

carpaccio_presEl momento en el que el nutricionista te pone a dieta y comparte contigo el que será tu menú de los próximos días conlleva varias sensaciones. Desde un ligero lamento por lo que vas a comer (para eso también tenemos alternativas de las que hablaremos más adelante) hasta alguna que otra exhortación a tu falta de tiempo para poder cocinar todos y cada uno de los platos que te propone. Para este segundo punto tenemos buenas noticias. Y es que se pueden buscar alternativas preparadas que se adapten a nuestra rutina. Caldos de carne o pollo envasados sin grasa, carpaccios, marinados como el salmón o el atún, enlatados y conservas al natural… Pero siempre teniendo en cuenta esta máxima: es necesario leer bien la letra pequeña y estar 100% seguros de que se adecuan perfectamente a nuestras nuevas reglas saludables de alimentación.

bascula-tachadaEstar a dieta no implica pesarse todos los días. Todo lo contrario, hacerlo así puede generar frustración, debido a que los cambios en el peso no son medibles todos los días ni se reflejan en la báscula de forma real. De ahí que los expertos recomendemos pesarse una vez a la semana: por la mañana, cuando nos despertamos, siempre a una hora fija y sin ropa en que hay muchos factores que pueden influir en el peso. “La retención de líquidos, las hormonas… pueden influir, pero no significa que no estés perdiendo grasa. Respecto a la cantidad de peso a perder estando a dieta, es difícil establecer una cantidad generalizada ya que depende del peso que tenemos, del tipo de dieta y de lo responsables que seamos. No obstante, lo ideal sería entre un kilo y kilo y medio a la semana.

¡SABER COMER ES SABER VIVIR!

Anuncios